Cancel Preloader

Armando Benedetti, citado a indagatoria por presunto enriquecimiento ilícito

 Armando Benedetti, citado a indagatoria por presunto enriquecimiento ilícito

Benedetti fue citado a indagatoria por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia. Habría aumentado su patrimonio de manera inexplicable en casi $3.000 millones entre 2002 y 2018. Pagos de tarjetas de crédito, transacciones internacionales y compras de lujosos apartamentos no coincidirían con sus ingresos.

El senador barranquillero Armando Benedetti fue citado a indagatoria en la Sala de Instrucción de la Corte Suprema por el presunto delito de enriquecimiento ilícito. El legislador habría aumentado su patrimonio en casi $3.000 millones, en las dos décadas que lleva en el Congreso, pero, al parecer, ese dinero no provino de sus labores como legislador. Además, en el marco de esta investigación formal, el alto tribunal pidió información sobre las cuentas bancarias que Benedetti tiene en Estados Unidos, según conoció este diario.

Las pruebas que recaudó la Corte darían cuenta de que, durante el tiempo que Benedetti ha sido congresista, particularmente entre 2002 y 2018, su patrimonio creció, sin que esos ingresos provinieran de sus labores como legislador, dice la decisión que conoció El Espectador. En 2008, por ejemplo, a Benedetti le habrían entrado $611.000 más de lo que reportó como sus ingresos de congresista; en 2009 esa cifra subió a $169 millones; en 2014 no tendría cómo justificar $76 millones; otros $17 millones en 2015 y $717 millones en 2016.

Y es que, según se lee en la decisión de la Corte, Benedetti tiene reportado en la DIAN que su única actividad económica es la de ser congresista, por lo que se esperaría que todos sus ingresos vinieran de esto. No obstante, el alto tribunal pidió información a la Senado y Cámara para verificar cuánto dinero recibió el congresista barranquillero por concepto de sus funciones desde 2002 para triangular el flujo de caja con lo que declaró en renta y lo que se puede extraer de los movimientos en sus cuentas bancarias. Las cuentas no dan. No por pocos pesos, sino por miles de millones.

La ponente del caso es la magistrada Cristina Lombana, quien además ordenó una decena de pruebas para continuar con la investigación. Ordenó, por ejemplo, inspeccionar un expediente que lleva la Fiscalía contra una exmiembro de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) de Benedetti llamada Ruby Corredor, quien está siendo formalmente investigada desde finales de 2019 por enriquecimiento ilícito y lavado de activos. Según se lee en la decisión de la Corte, el Banco de la República registra que Corredor hizo movimientos entre 2010 y 2017 por USD$465.588,99 dólares.

Además, Corredor compró un apartamento en el exclusivo sector de El Retiro, en Bogotá, en $1.600 millones. Se lo compró, en remate, a la extinta Dirección Nacional de Estupefacientes y, en cuestión de días, se lo cedió a Benedetti, su exjefe. Aunque la Corte encontró registros de los pagos, para la Fiscalía la exfuncionaria no tendría los recursos suficientes para adquirir una propiedad por ese valor y tampoco pudo explicar el origen de los dineros con los que lo adquirió. Además, aunque el inmueble quedó inicialmente a nombre de Corredor, el cheque con el que se pagó lo giró otra empresa: Factoring Servimos. La Corte ahora busca nexos entre esa compañía y Benedetti.

Otro personaje en esta historia es Elsy Mireya Pinzón, una mujer que, a nombre de Benedetti, habría hecho millonarios giros internacionales y según registros bancarios, le ha transferido millones a la esposa de Benedetti, Jaifa Mezher Elkareh y a su hijo. La Corte encontró que Pinzón ha realizado giros al exterior por $1.170 millones a lugares como Suiza, Hong Kong, Panamá y Estados Unidos. En la versión libre que rindió en la Corte, Benedetti aseguró que esto se explicaría porque durante once años le giró unos siete millones mensuales a su hijo, para su manutención en el exterior.

No obstante, para el alto tribunal, el estudio financiero realizado por peritos revelaría giros y transacciones millonarias que no se pueden explicar con su actividad económica de congresista. Las compras de dos apartamentos, los giros internacionales y los pagos a sus tarjetas de crédito por valores que no guardan congruencia con los salarios que recibió en el Congreso, dan cuenta de que el senador no tendría cómo justificar $2.919 millones. Es por eso que la Sala de Instrucción le abre investigación formal y lo cita a indagatoria por el delito de enriquecimiento ilícito.

La decisión de la Corte ordena, además, pedir información a Estados Unidos sobre una cuenta bancaria que tiene Benedetti en el Citibank de Nueva York. El alto tribunal, a través de la Cancillería, pedirá: fecha de apertura de la cuenta, movimientos financieros, extractos, nombre de las personas autorizadas para hacer transacciones, entre otros detalles. Asimismo, como la Fiscalía ya venía avanzando en las pesquisas contra Corredor y Pinzón, el alto tribunal pedirá acceso a esos expedientes para buscar nuevos detalles que le ayuden a armar el rompecabezas de las cuentas de Benedetti.

Fuente: elespectador.com

Noticias relacionadas